lunes, 2 de julio de 2018


El final de curso va acompañado de actividades que resumimos a continuación con imágenes:

SALIDA AL BOSQUE DE LA ZOREDA:







VIAJE FIN DE CURSO A LA VECILLA (LEÓN):











DESPEDIDA DE LOS ALUMNOS/AS DE CUARTO DE ESO:



















martes, 19 de junio de 2018

El pasado viernes 15 de junio el alumnado de 4º, 5º, y 6º asistió a la Fundación O.N.C.E. Allí dos instructores y un miembro de la Fundación, nos enseñaron cómo las personas ciegas aprenden a ser independientes en su vida diaria.

Primeramente Jesús nos explicó cómo las personas ciegas o con diferentes grados de visión (visión borrosa, ceguera total o sordo-ciegos) acceden y utilizan las nuevas tecnologías (ordenadores y móviles) todas ellas adaptadas con programas o aplicaciones para ser usados por ellos. A continuación, Gerardo el T.R o rehabilitador, nos habló de los diferentes materiales u aparatos que utilizan (bastones, mandos) y sus usos.

La importancia que tienen pequeños detalles, en los que las personas con este tipo de discapacidad se fijan y que el resto no prestamos atención al gozar de visión.

Por último, Ana Belén miembro de las personas afiliadas a la Once, nos describió cómo las personas con este tipo de discapacidad tenían dificultad para acceder a un puesto de trabajo. O cómo trabajan en la Fundación para estimular los sentidos a través del juego y los servicios con los que la O.N.C.E cuenta, de la función del perro guía, su educación y sus costes.

Mañana muy interesante la que pasamos en la O.N.C.E y de la que los niños sacaron mucho provecho a través de sus preguntas y curiosidades.




lunes, 18 de junio de 2018

El lunes 11 de Junio fuimos a Proaza a ver a las osas que viven allí. Nos recibió el responsable y nos explicó las zonas en las que se divide el parque, donde están las osas y cómo se llaman: Paca y Molina. 
Paca es la hembra dominante y tiene un comportamiento tranquilo. Tienen un pelaje marrón claro, sobre todo en la cabeza. Vive aquí desde 1996, adonde llegó con su hermana Tola, la cual murió por causas naturales debido a su avanzada edad (tenía 29 años). Los osos suelen vivir alrededor de 25 años.
Molina es otra hembra de oso pardo cantábrico nacida en el año 2013 y que, tras su rescate, por motivos de salud fue imposible su reintroducción en la naturaleza. Llegó a las instalaciones en 2013. Es una osa de coloración pardogrisácea clara con patas oscuras y cabeza parda. Destaca un collar claro y una mancha redonda oscura bien definida sobre su hombro derecho.




Después fuimos a la Casa del Oso. Está ubicada en la antigua rectoral del pueblo, y desde 1996, año de su inauguración, es la sede de la Fundación Oso de Asturias.
Ahí nos explicaron las razas de osos que existen en el mundo y algunas curiosidades sobre el Oso Pardo Cantábrico. 
 


Nos explicaron, por ejemplo, lo que es la hibernación: Cuando llega el invierno, una vez bien alimentados y preparados, seleccionan una osera y la acondicionan con materia vegetal. 
Mientras hibernan, reducen a la mitad su ritmo respiratorio, cuatro veces su ritmo cardíaco y bajan su temperatura corporal hasta 4 ó 5 grados. En Enero, mientras hibernan, las osas paren entre una y tres crías ciegas. Permanecen hasta la primavera en la osera mamando y creciendo, hasta que en abril o mayo salen al exterior con su madre.


Fuimos todo el colegio y lo pasamos muy bien. MUCHAS GRACIAS  a la Fundación Oso de Asturias.

En el colegio, al día siguiente, hicimos unos dibujos y redacciones sobre la visita a la Fundación OSO.







domingo, 10 de junio de 2018


El pasado jueves 22 de mayo el alumnado de Infantil y Primaria tuvieron el placer de recibir la visita de Jose, el policía local más divertido, gracioso y entretenido que enseña a los más pequeños normas básicas a través de canciones, historias y bailes de los más ocurrentes.

Los niños y niñas de hoy serán los conductores de mañana. De ahí la importancia de enseñar las normas básicas viales y las consecuencias que puede conllevar no respetarlas. Una jornada de lo más amena para todos, donde a lo largo de la misma no paramos de canturrear las canciones por los pasillos.






miércoles, 6 de junio de 2018

martes, 5 de junio de 2018

ACTIVIDAD EN INFANTIL


Algo que tiene en común el alumnado de la etapa de infantil es el miedo a la oscuridad, por eso propusimos unas sesiones en el aula para trabajarlo.
Empezamos leyendo un cuento que trata bastante bien el tema, titulado “El miedo del pasillo”.
En la casa de la protagonista hay un cuarto en un rincón, lleno de cachivaches donde se esconde el miedo del pasillo. Es un miedo muy oscuro y grande que le hace sufrir mucho. Todos los días debe enfrentarse a él, por ejemplo, cuando sus padres le mandan ir a lavarse los dientes al terminar la cena o cuando se queda sola en la cama después del beso de buenas noches. Es un miedo muy listo porque cuando algún adulto va a verla, desaparece por completo, se hace tan pequeño que no se puede ver, y cuando se marchan, vuelve a resurgir, cada vez más y más grande.


La pequeña aprende a enfrentarse al miedo haciendo cosas cotidianas como cantar o correr muy muy rápido para escapar de él. Incluso bailando, el miedo del pasillo desaparece. De tanto practicar, se convierte en campeona de danza y atletismo. Así que cuelga sus medallas de la puerta donde el miedo vive, para que no vuelva nunca más.

El miedo a la oscuridad es evolutivo. Suele empezar sobre los 3 años con el desarrollo de la imaginación. Los mayores tendemos a sobreproteger a los niños/as pero les hacemos flaco favor. Hay que dejar que todo fluya y evolucione de manera lógica.
Una estrategia que se puede utilizar es ayudarles a familiarizarse con la oscuridad mediante el juego.

Por eso planteamos una actividad muy divertida en la que ellos y ellas fabricarían una lámpara mágica anti-miedo.


¿Qué necesitamos?


*Bote de boca ancha. Nosotras utilizamos envases de plástico transparente.

*Palos de brocheta.

*Pinturas luminiscentes, nosotras usamos las de la marca @fotoluminiscente 


Primero agitamos bien la pintura antes de usarla.
Con un palo de brocheta vamos cogiendo pintura en pequeñas cantidades para que el resultado final quede lo mejor posible.
Si la usamos por la parte puntiaguda las manchas o puntos quedarán más pequeñas.
Podemos ir jugando con los colores y los tamaños de las manchas que vamos haciendo. La idea es llenar de puntitos todo el interior del tarro. Cuando se apagan las luces el resultado es impresionante. Parece que está lleno de luciérnagas. 






Funcionan exponiéndolas a la luz solar unos segundos para que se activen los pigmentos luminiscentes o bien usando una linterna de luz ultravioleta. 
Las dejamos en la ventana mientras esperábamos a que se secase la pintura con el fin de que además se cargasen con la luz, pero en Asturias el sol lleva tiempo sin aparecer, así que al final decidimos utilizar la linterna de luz negra para comprobar la magia de la luminiscencia.


Fue una experiencia genial que NOS ENCANTÓ.